Argentina

Guía de 4 días en Ushuaia: lo imperdible para visitar el fin del mundo

Mar, bosque y montaña enmarcan un paisaje de postal. En esta guía de 4 días en Ushuaia te cuento todo lo que necesitas saber para disfrutar y enamorarte de la ciudad más austral del continente americano.

Uno de los parques nacionales más bellos de la Patagonia, el encanto natural del canal Beagle, una ciudad que combina las construcciones típicas con las modernas, gastronomía de calidad y una cárcel en la que conviven historia y leyendas. Ushuaia, la capital de Tierra del Fuego, ofrece actividades para los viajeros más aventureros y también para aquellos que prefieren tomarse las cosas con calma. Eso sí, ¡será una experiencia para recordar toda la vida!

Dónde dormir: Dulces sueños entre las montañas y mar

Desde cabañas en medio del bosque de lengas a modernos hoteles céntricos.

Sofisticación y una ubicación privilegiada en el centro de la ciudad

1/4

Para quienes desean alojarse en el centro de la ciudad, la mejor opción es el Hotel Lennox. Tiene 30 habitaciones dobles y triples, con todas las comodidades modernas, decoradas en madera y piedra, los elementos de construcción típicos de la zona.

Te recomiendo que pidas una de las habitaciones de los pisos más altos para disfrutar de la mejor panorámica del canal Beagle. En el último piso está el restaurante y bar Buena Vista que, como su nombre indica, tiene una vista espectacular. Levántate bien temprano algún día para desayunar mientras amanece sobre el canal; ¡casi una experiencia religiosa!

Lennox Ushuaia

Ushuaia
7.9 Bueno (598 Puntuación)

Naturaleza y relax en medio de un bosque de lengas

1/4

A los pies del Monte Martial se encuentra el encantador complejo de cabañas Aldea Nevada. Como su nombre deja adivinar, en invierno se convierte en una postal de preciosas cabañas de madera rodeadas de bosque nativo. En verano sigue siendo una postal, pero llena de verdes y marrones.

Las cabañas son de estilo rústico y tienen capacidad para dos, cuatro o seis personas, por lo que son ideales para vacaciones en familia o con amigos. El complejo tiene 7 hectáreas con rincones para explorar y perderse entre flores y lengas. Además, tiene un mirador con una vista espectacular al canal Beagle (para tomarse las mejores selfies) y una casa en el árbol para que se diviertan los más pequeños de la familia.

Aldea Nevada

Favoritos
Ushuaia
8.5 Excelente (68 Puntuación)

Elegancia frente al canal Beagle

1/3

A las afueras de la ciudad, a orillas del canal Beagle, el Hotel Los Yámanas es ideal una escapada romántica en pareja, tanto en invierno como en verano. En los meses más fríos, las habitaciones resultan cálidas y cómodas (¡recomiendo reservar alguna de las suites con vista al canal!), ideales para acurrucarse bajo el edredón calentito con la persona amada mientras vemos caer la nieve en las aguas grises.

El restaurante La Marea sirve platos exquisitos con ingredientes locales y también cuenta con un servicio de spa, para relajarse con un masaje o un tratamiento de belleza. En verano, es un punto de partida ideal para explorar la costa del canal y el Parque Nacional Tierra del Fuego.

Hotel Los Yámanas

Ushuaia
8.4 Muy bueno (35 Puntuación)

Refugio de lujo en las montañas fueguinas

1/4

Si buscas pasar unos días de total relax en comunión con la naturaleza, Cumbres del Martial es el lugar para ti. Ubicada en el monte Martial y a la vera del arroyo Buena Esperanza, tiene seis cabañas superiores y cuatro de lujo rodeadas de bosque y con vistas al canal Beagle.

Mis preferidas son, claro, las cabañas de lujo, que tienen nombres de varietales de vinos argentinos y son un ejemplo de arquitectura patagónica, pura piedra y madera. El complejo incluye una casa de té que frecuentan tanto turistas como locales, con riquísimas tortas y tés, y está muy cerca del Glaciar Martial y de la pista de esquí municipal. ¡No vas a querer irte!

Cumbres del Martial

Ushuaia
8.4 Muy bueno (43 Puntuación)

Qué ver y hacer: Historia en un paisaje maravilloso

Ushuaia es una ciudad joven y activa; ¡siempre hay algo excitante para ver o hacer!

Reserva Natural Bahía Encerrada

Ubicada en el centro de la ciudad y a orillas de la Bahía Encerrada, es el lugar ideal para contemplar el paisaje: la ciudad, la bahía y el canal Beagle, el espectacular monte Olivia y los cerros que lo rodean, y las características casas de la Misión (llamada así por ser el lugar donde se instalaron los primeros pobladores europeos, que eran misioneros anglicanos). También es un lugar perfecto para la observación de aves: en la reserva y sus alrededores se pueden observar más de cincuenta especies.

El Saint Christopher

Fabricado en Estados Unidos en 1943, el remolcador Saint Christopher fue cedido a la Marina Británica y participó en el desembarco en Normandía, el famoso Día D. Años después, fue vendido a una empresa argentina. En 1953, mientras intentaba remolcar a otro barco, encalló en la costa de Ushuaia, donde ya se ha convertido en parte integral del paisaje ushuaiense.

Antigua Casa Beban

Las casas de los primeros pobladores de Ushuaia solían ser prefabricadas. Las familias las pedían por catálogo a Chile o Europa y las ensamblaban al llegar. La casa de la familia Beban es un ejemplo de esas construcciones que fue trasladado de su ubicación original para acercarlo a la costa. Ahora es un centro cultural y museo, donde se realizan muestras de arte, eventos ¡y hasta casamientos!

Navegación por el canal Beagle

Uno de los paseos que no puede faltar en esta guía de 4 días en Ushuaia es la navegación por el canal Beagle hacia el faro Les Éclaireurs (que se suele confundir con el famoso faro del fin del mundo de la Isla de los Estados sobre el que escribió Julio Verne). El clima en Ushuaia es muy cambiante, por lo que te recomiendo que si un día te levantas y está sin viento y despejado, bajes al puerto y contrates el paseo en el momento.

La navegación es increíble con cualquier tiempo, pero hacerla en un día de sol sin viento es una experiencia que te prometo no olvidarás jamás. Montañas azules, aguas límpidas y heladas, aves, lobos marinos y, a veces, hasta orcas y toninas. Entre noviembre y abril llegan los pingüinos magallánicos a anidar, así que si visitas la ciudad en esa época del año contrata la navegación que llega hasta la colonia.

Museo Marítimo y del Presidio

Una visita a la antigua cárcel del fin del mundo es un plan ideal para una tarde lluviosa. Los pabellones del presidio están muy bien conservados y se puede aprender acerca del funcionamiento del lugar en sus orígenes y su relación con la ciudad. Algunos de sus presos más famosos fueron el temible Cayetano Santos Godino, conocido como “el petiso orejudo”, y el anarquista Simón Radowitsky. En el Museo Marítimo, hay una colección muy completa de maquetas antárticas y se aprende muchísimo acerca de los pueblos originarios y su relación con el mar, las épocas de exploración europea y mucho más.

Parque Nacional Tierra del Fuego

Es uno de los parques nacionales más bonitos del país, con paisajes bellísimos y caminatas aptas para todo tipo de viajeros. Vale la pena dedicarle al menos un día entero. Lo mejor es alquilar un auto y recorrerlo a tu tiempo pero, si no, te recomiendo que contrates un taxi que te lleve y te pase buscar a una hora convenida (¡no hay señal de celular en el parque!). El lago Acigami y la Bahía Lapataia tienen senderos fáciles y lugares para hacer picnic; para los más entrenados y valientes, recomendamos la subida al cerro Guanaco. No te olvides de probar los frutos del calafate: quien los prueba, vuelve a la Isla, según dice la leyenda.

Tren del fin del mundo

El tren del fin del mundo retomó el camino que hacía el llamado tren de los presos desde el presidio hacia el Monte Susana para conseguir piedra y madera que se utilizaba en la construcción del edificio. Con sus locomotoras a vapor, el ferrocarril realiza diversas paradas a lo largo del antiguo recorrido que hacían los presos a principios del siglo XX. La última es en el Parque Nacional, así que es una buena opción para los que tengan poco tiempo y quieran hacer las dos cosas en el día, ya que el ticket del tren incluye la entrada al parque.

Dónde comer y beber: Sabores del fin del mundo

De la cocina con ingredientes locales más experimental a la sencillez de una pinta de cerveza artesanal, no pueden faltar mis lugares preferidos para comer y beber.

Almacén de Ramos Generales

En una casa de 150 años de antigüedad restaurada con estilo y respeto por la arquitectura original, el Almacén de Ramos Generales es una constante cada vez que visito Ushuaia. Recomiendo ir a almorzar y probar la deliciosa sopa de cebolla al estilo francés o ir a la hora de la merienda a tomar un rico café con leche con unos riquísimos croissants de almendras que le sacan el frío a cualquiera.

Kalma

En un espacio pequeño, de pocas mesas, y con una carta acotada, Kalma es una de las propuestas gastronómicas más excitantes de Tierra del Fuego. Los protagonistas son los ingredientes locales y de estación que el restaurante consigue directamente de pescadores artesanales, agricultores y recolectores de la Isla. Te recomiendo el menú de pasos con maridaje, una propuesta ideal para probar centolla, mejillones y otros ingredientes típicos de la zona. ¡Ñam!

 

La sirena y el capitán

Si tienes tiempo, una aventura gastronómica imperdible es subirse al auto, tomar la Ruta J y viajar hasta Almanza, un pequeñísimo pueblo de pescadores sobre la costa del canal Beagle. El restaurante es muy sencillo y pequeño así que hay que reservar o ir temprano. Otra opción es llamar y encargar empanadas de centolla para llevar. Nada mejor que sentarse frente al canal y las montañas, rodeado de los barquitos pesqueros, a disfrutar de unas ricas empanadas calentitas. ¡Una experiencia única!

Mercado del Jardín

Al estilo de los mercados europeos, el Mercado del Jardín tiene un patio central con mesas y sillas y una oferta gastronómica muy variada, desde pasta, sushi y hamburguesas a productos locales y fiambres. Mi recomendación: pasa por la salumería Don Fidel y encarga una tabla de fiambres y quesos (¡pide probar el salame de cordero!). Mientras la preparan, pide a alguno de los amables sommeliers del lugar que te sugieran un rico vino para acompañar. ¿Qué más se le puede pedir a la vida?

Casa Olmo

Para salir con amigos, uno de mis lugares preferidos es Casa Olmo. El menú es el típico de bar, con hamburguesas y picadas, variedad de cerveza artesanal local y buena música. Lo que lo diferencia de otros bares es la ambientación: es una casa de antiguos pobladores de la ciudad que fue renovada recientemente con una estética inspirada en Julio Verne y el imaginario mítico del Cabo de Hornos.

Taberna del Viejo lobo

Ubicado en el tercer piso de una galería temática dedicada a la historia fueguina, la Taberna del Viejo Lobo tiene estética naútica de fines del siglo XIX, un homenaje a la tradición marítima y portuaria de Ushuaia. La comida es correcta y la oferta de bebidas es la habitual, pero vale la pena visitarlo para tomarse una cervecita local con una vista espectacular de la bahía y el canal.

Victoria Boano

Victoria pasó una infancia mágica en Ushuaia y, por eso, trata de volver de visita todos los años. Cada vez que regresa, rememora que alguna vez vivió rodeada de tanta belleza. Su época favorita son los días más largos del año, en diciembre, cuando el sol se pone solo por unas horas.